Clima
Vegetación
Fauna
Geología
Socio Economía
Problemas
 

GEOLOGIA

:: AGUA

Ríos y barrancos
Por la Sierra de Javalambre discurren algunos ríos de escaso caudal tributarios del Turia y Mijares: Camarena, Arcos, Torrijas, Paraíso, Manzanera, los Olmos, Albentosa. En el SE de la sierra nace el río Palancia, que desemboca directamente al Mediterráneo. También existen numerosas ramblas y barrancos más o menos permanentes: ramblas de la Val, la Puebla, Valdeolmos, Abejuela, Riodeva…


Aguas subterráneas
Al tratarse de un gran macizo fundamentalmente calcáreo, los principales aportes de los ríos y barrancos de Javalambre se producen a partir de las aguas subterráneas, que surgen en numerosas fuentes. Aunque están poco estudiados, los sistemas hidrogeológicos subterráneos tienen gran importancia y en estos momentos sus aguas ya están siendo utilizadas para el mantenimiento de la estación de esquí de Javalambre (agua corriente y cañones de nieve).

Fuentes y manantiales
Si por algo destaca la Sierra de Javalambre es por sus fuentes y manantiales, con aguas de reconocidas propiedades medicinales.
- Camarena es conocido como el pueblo de las cien fuentes (de la Miel, Matahombres, la Zorra, el Cabrito, el Borrego, el Peral, el Gurugú, etc.). Especial importancia tiene la Fuente de los Baños (Balneario de Camarena), a 2 km del pueblo. El balneario tiene un manantial con aguas sulfatadas, de predominio cálcico y una termalidad de 39ºC.
- En Manzanera encontramos el Balneario del Paraíso, al pie de los Montes de la Salada, donde concluyen los ríos Paraíso y Torrijas. Sus aguas termales proceden de las fuentes del Molino y del Salvador.
- La zona de Torrijas también se encuentra salpicada de fuentes (de la Sebastiana, del Castillejo, de las Fontanelas, del Pino, etc.), siendo algunas de ellas medicinales, como la fuente de la Salud.


Río Manzanera

 

Balneario de Manzanera

 

Fuente de la plaza de Camarena (según cuentan, cada uno de los tres caños procede de un manantial diferente y por tanto sabe diferente)

 

© 2007 Grupo Beagle. Universidad de Zaragoza - Créditos