Clima
Vegetación
Fauna
Geología
Socio Economía
Problemas
 
VEGETACION

:: SALADAS

Estas lagunas endorréicas constituyen uno de los parajes más emblemáticos de Monegros, con una peculiar fauna y flora entre la que se encuentran algunos endemismos. Los organismos que viven en las saladas están adaptados a sobrevivir en este ambiente extremo: a resistir las concentraciones salinas tan elevadas, que van aumentando cada vez más a medida que el agua se va evaporando, a aguantar en estado de vida latente mientras no hay agua y a germinar, crecer y reproducirse rápidamente en cuando vuelve a inundarse el terreno.
En la actualidad estas lagunas están amenazadas por distintos factores:

- Vertido de las aguas sobrantes de los riegos, lo que convertiría el agua salada en dulce y la inundación temporal en permanente y, además, introduciría plaguicidas, con lo que desaparecerían la flora y fauna típicas.

- El drenaje y la roturación de las saladas

- Acumulación de piedras de los campos vecinos y escombros.

- Circulación de vehículos


Las plantas pueden resistir este ambiente extremo gracias a diversas características:

Las que viven dentro del agua como Riella helicophylla, hepática que se encuentra en el fondo de las lagunas saladas. Germina sólo algunos años, cuando hay agua. Se desarrolla rápidamente y deja esporas para resistir el periodo de sequía. Otras plantas de similares características son las fanerógamas Ruppia maritima y Lamprothamnium papulosum.

La vegetación que rodea las lagunas puede presentar hojas o tallos gruesos (crasos) que acumulan agua con sales como, por ejemplo, Micronecmun coralloides, Halopeplis amplexicaulis (salicornia enana) y Atriplex halimus (osagra), otras excretan sal de forma activa a través de las hojas como Limonium stenophyllum.

Ruppia maritima
Lamprothamnium papulosum
Micronecmun coraloides
Halopeplis amplexicaulis
Atriplex halimus (Osagra)
Limonium stenophyllum
© 2007 Grupo Beagle. Universidad de Zaragoza - Créditos